Cristo del Buen Fin. Pedro Millán (año 1.500). El Pedroso. Sevilla

Publicado el 6 06UTC septiembre 06UTC 2018 en fotografía de obras de arte, proyectos realizados | no existen comentarios

Cristo del Buen Fin. Pedro Millán (año 1.500). El Pedroso. Sevilla

Daniel Salvador. Fotógrafo. Sevilla.

Obra del escultor Pedro Millán, se suele fechar sobre el año 1500 aproximadamente.

Está realizado en madera policromada, representa la imagen de Cristo muerto, de tamaño natural. La escultura está unida a la cruz mediante tres clavos y lleva el pie derecho sobre el izquierdo, la figura adopta forma de “T”, contribuyendo a ello que los brazos se extienden en horizontal, sin colgar de la cruz.

Es una escultura bastante estilizada. Tiene el vientre abultado y las costillas aparecen perfectamente señaladas bajo la piel. Lleva una herida en el costado izquierdo, de la que brota gran cantidad de sangre que recorre su cuerpo llega hasta el paño de pureza, Éste adopta un diseño muy singular, a base de plegados que nos hace recordar las vestiduras de los personajes que encontramos en las pinturas eyckianas o las esculturas del ámbito flamenco-borgoñón.

La cabeza está inclinada hacia la derecha, sobre ella está tallada una corona de espinas de tonos verdes, el cabello es largo y aparece recogido por el lado izquierdo, mientras que por el derecho cae formando bucles.

Sus ojos están entornados, la boca aparece entreabierta y su nariz en prominente.

Esta obra se situa en los momentos finales del gótico, cuando Pedro Millán participa como sucesor de Lorenzo Mercadante en la decoración escultórica  de las portadas de la Catedral de Sevilla. No debe extrañar, por tanto, que recoja la influencia flamenca que Mercadante aplica a su obra.

crucificasdo de pedro millan-1

 crucificasdo de pedro millan-3

crucificasdo de pedro millan-4

 

IMG_5534

Comenta este contenido