“La Virgen entregando el Rosario a Santo Domingo” de Murillo

Publicado el 5 05UTC febrero 05UTC 2018 en fotografia de cuadros, fotografía de obras de arte, proyectos realizados | no existen comentarios

“La Virgen entregando el Rosario a Santo Domingo” de Murillo

Daniel Salvador. Fotógrafo de cuadros.

Daniel Salvador. Pictures photographer. Spain.

Es esta una de las primeras obras conocidas de Murillo, realizada entre 1638 y 1640, que se encuentra en el Palacio Arzobispal de Sevilla proveniente del Convento dominico de Santo Tomás, en el que se encontraba junto a un lienzo de “La Visión de Fray Lauterio”, hoy en Cambridge. Representa uno de los episodios más importantes en la vida de Santo Domingo de Guzmán (1170-1221), fundador de la Orden de Predicadores: la entrega del rosario por parte de la Virgen, una leyenda medieval que afirma que Santa María se apareció a este santo en una capilla en Prouille con un rosario en la mano, encomendándole su difusión. La escena está dividida en dos registros que, sin embargo, aparecen perfectamente integrados. En la parte inferior, se encuentra Santo Domingo arrodillado, que alza sus manos para recoger el rosario que la Virgen le ofrece. Delante del santo aparecen los símbolos característicos de su iconografía: la azucena, que representa la pureza, y un libro, que podría ser la Biblia o la Regla de los Dominicos.

A su lado aparece un perro llevando en la boca una antorcha con la cual está quemando la bola del mundo, símbolo de la Orden Dominica, cuya explicación se encuentra en una visión que tuvo la madre de Santo Domingo, la beata Juana de Aza, cuando estaba embarazada y en la que le fue revelado que el niño que llevaba en su vientre era un cachorro con una llama en sus fauces, ya que el niño sería “predicador insigne que, con el ladrido de su santa palabra, excitaría a la vigilancia a las almas adormiladas por el pecado y llevaría por todo el mundo aquel fuego que Cristo vino a traer a la tierra”, como explica Jacopo della Voragine en su Leyenda Aurea.

En la zona superior, aparece María con el Niño entregando el rosario al santo. Alrededor de María aparecen diversos ángeles músicos y cantores, y otros con rosas, símbolo del rosario.

Siendo una de las primeras obras de Murillo, es lógico que encontremos diversas influencias, como las de su maestro Juan del Castillo en el rostro de la Virgen, las de Zurbarán en el tratamiento del hábito del santo y en el detalle de las flores en el suelo o las de Juan de Roelas en el rompimiento de gloria con ángeles músicos. Asimismo, los ángeles se inspiran en los que aparecen en un grabado de Cornelis Cort, “La anunciación con profetas” (1571), tomados a su vez de una obra de Federico Zuccaro.

La perspectiva del ara con el escudo papal que aparece en la parte derecha del cuadro, nos ayuda a introducirnos en la escena, haciéndonos a nosotros partícipe de este cielo abierto del que está gozando Santo Domingo, recordándonos así que también nosotros podemos llegar a Dios, con la intercesión de la Virgen por medio de la oración.

MURILLO-574

MURILLO-573

MURILLO-572

Comenta este contenido