Retablo de Santa Catalina. Parroquia de Ntra. Sra. de Consolación. El Pedroso. Sevilla

Publicado el 6 06UTC septiembre 06UTC 2018 en fotografía de obras de arte, fotografia de sevilla, proyectos realizados | no existen comentarios

Retablo de Santa Catalina. Parroquia de Ntra. Sra. de Consolación. El Pedroso. Sevilla

Daniel Salvador. Fotógrafo de obras de arte.

El 9 de mayo de 1606 Juan Martínez Montañés aceptó la ejecución de este retablo en su totalidad, tanto de la escultura como de la pintura, aunque existen datos que parecen indicar que la labor pictórica debió quedar en manos de Francisco Pacheco, gran amigo de Montañés. El escultor se comprometió a poner a su costa la madera necesaria y a dirigir la instalación de todas las piezas y esculturas. Se estableció  un plazo de ocho meses.

En este retablo se aprecia el influjo que sobre Montañés tuvieron retablistas como Miguel Adán y sus frontones curvos y partidos, también se aprecian la huella de tratadistas italianos, así como de escultores consagrados como Jerónimo Hernández. El influjo de este último está presente en la figura de la Inmaculada que parece haberse en su Sn Andrés, y en algunos elementos arquitectónicos, sobre todo en el ático, que nos recuerda su retablo mayor de San Mateo de Lucena.

El retablo, en sí, es muy simple y severo, y está estructurado en dios cuerpos de tres calles, un banco y un ático. El cuerpo bajo está decorado con esculturas y el alto con pinturas.

El primer cuerpo del retablo se compone de una hornacina central enmarcada por medidas columnas estriadas de orden corintio, que soportan el entablamento y frontón. En las calles laterales las columnas corintias son sustituidas por pilastras. En el segundo cuerpo del retablo no se utilizan soportes, las tres calles son rectas abandonándose la terminación en medio punto que tenían en el primer cuerpo.

La hornacina principal del primer cuerpo, colocada sobre el banco, fue desatinada la imagen de la Inmaculada de bulto redondo. A los lados aparecen dos medios relieves que representan a Los Santos Bartolomé y Santiago. La figura De Santiago es practicamente un alto relieve y está colocado de frente, tiene una disposición del ropaje parecida al de la Inmaculada, movido, anguloso y amplio. El otro relieve, que refleja a San Bartolomé, no está tan logrado como el anterior, aunque se aprecia una nueva manera de componer del maestro adelantando la pierna izquierda.

En la calle central de segundo cuerpo aparece el cuadro de Santa Catalina, hace años descubierto con la ocasión de una restauración del retablo, atribuida a Hernando de Esturmio, con claras reminiscencias estilísticas de la escuela flamenca, y que debió pintar en su taller de Sevillaen los primeros años del siglo XVI, este estaba oculto por otro de la Virgen de Guadalupe, que debió sobreponerse en el siglo XVIII. A ambos lados aparecen representados San Pedro y San Diego de Alcalá atribuidos a Francisco Pacheco, que aparecen perfectamente interpretados iconográficamente, representados de cuerpo entero, desproporcionados en relación al paisaje que tienen a sus espaldas.

La Inmaculada está en la actualidad, por seguridad, en el Sagrario y en su lugar está la imagen de San Jose, cuyas características está en consonancia con el estilo del siglo XVII.

INMACULADA DEL PEDROSO-4

INMACULADA DEL PEDROSO-5

INMACULADA DEL PEDROSO-6

INMACULADA DEL PEDROSO-1

INMACULADA DEL PEDROSO-2

INMACULADA DEL PEDROSO-3

 41027629_10218070736066916_8551798864414244864_n

Comenta este contenido