Tarde de “Cucaña” en la Velá de Santa Ana. Triana.

Publicado el 25 25UTC julio 25UTC 2014 en fotografia de eventos, fotografia de sevilla, proyectos realizados | no existen comentarios

Tarde de “Cucaña” en la Velá de Santa Ana. Triana.

Daniel Salvador. Fotógrafo de eventos. Sevilla.

Os adjunto una serie de fotos de la “cucaña” de ayer.

Durante la Velá de Santa Ana, los trianeros, ahora repartidos por los nuevos arrabales, vuelven a su antiguo barrio para mostrar su naturaleza nunca perdida, engalanando al río y ocupando su orilla con las casetas donde se asan sardinas, se comen avellanas verdes, se bebe vino o cerveza y se canta y baila. En las tardes, cuando el calor de la ciudad parece que comienza a diluirse en su propio sofoco, las aguas del Guadalquivir son tomadas por decenas de jóvenes que se refrescan y comienzan a organizarse para participar en La Cucaña. Se trata de un antiguo concurso que ha persistido hasta nuestros días y en la que participan los jóvenes trianeros demostrando sus habilidades sobre un poste encerado en cuyo final se coloca una bandera que es necesaria coger para llevarse el premio.

cu-1 cu-2

“Cucaña” quiere decir palo ensebado. Es un juego consistente en escalar, trepar o marinear solo con la ayuda de brazos y piernas por un poste vertical u horizontal de aproximadamente 5 metros, que suele estas alisado o embadurnado con alguna sustancia resbaladiza. El poste se coloca horizontalmente sobre la proa de una barcaza en el río y los participantes deben caminar sobre este evitando caer al agua, hasta alcanzar el premio.

cu-4 cu-5 cu-6 cu-7

Existen distintos tipos de premios que van subiendo de valor según pasan las horas y es curioso ver como antes de que se coloquen los premios más sustanciosos, aparecen las personas que habían conseguido ganarlos en años anteriores y que despiertan la admiración de los más jóvenes. Es o era, costumbre que los ganadores fueran considerados como “héroes” entre los compañeros y los espectadores; y si no son coronados con laurel, sí con agasajados con el respeto y el afecto de sus convecinos.

Fuente: Sevilla insólita.

Comenta este contenido